jueves, 8 de abril de 2010

Ardo como un trozo de metal que brilla rojo.

Encallado en un pozo con las paredes untadas de petroleo,
caen cenizas de algun lugar y yo espero, en silencio, no arder.

Hoy no es lunes, hoy da igual el día que séa, hoy me da igual el día que séa.

Al fin ardo como un trozo de metal que brilla rojo,
ardo y siento las miradas por la calle.

Sigo siendo el JOVEN más ALEGRE de todo Madrid.

Porque solo necesito un rato para consumirme
consumir mis penas,
y un poco de mi piel,
y un poco de mi sangre.

Ya que al prenderme incluso mi respiracion se corrompe
y todo duele...
todo quema.

Mis ojos desean cerrarse, mi valor se acongoja, mi suerte es dudosa;
Y todo, o casi todo, sigue igual pero inestimable.

Me alegra la posibilidad de dejar de existir.

Y aun asi, siento que sigo siendo el JOVEN más ALEGRE de todo Madrid.

1 comentario:

  1. excelente como siempre...y aunque no lo creas, me siento identificada con lo que decis, la posibilidad de desaparecer y aun ser el mas alegre...maldicion, hoy es un hermoso dia.


    Y lo encuentro un poco triste, lo encuentro un poco raro, los sueños en los que estoy muriendo son los mejores que nunca tuve...

    ResponderEliminar

Soledad acompañada

Estas solo, no hay nada cerca de ti, no hay calor humano.

Gente que ya no Entran, pero que en su día entraron.

Cronopios.

  • 3 (1)
  • 7 (2)
  • 6 (3)
  • 4 (8)